Los aislantes térmicos permiten reducir las pérdidas de calor en invierno o la entrada de aire caliente en verano, generando así un ahorro energético considerable. Para elegir el tipo de aislante térmico que vamos a instalar en la vivienda, es importante conocer qué zonas vamos a aislar y sobre todo, cuál es el tipo de instalación que mejor nos ayudará a sacarle rendimiento al aislante.

¿Quieres saber cuál es el mejor aislante térmico para una casa? ¡Nosotros te lo contamos!

¿Para qué sirve el aislamiento térmico?

Antes de nada es fundamental hablar de para qué nos servirá aislar una vivienda, ya que muchas personas todavía no conocen los beneficios de ello.

    • En primer lugar, nos permitirá ahorrar en nuestra factura energética, ya que si instalamos un buen aislante térmico, aprovecharemos al máximo el consumo energético, y evitaremos así las pérdidas de frío y calor. Podemos llegar a ahorrar hasta un 30% en calefacción y aire acondicionado.
    • Un buen aislamiento nos ayudará a mantener una temperatura agradable, mejorando a largo plazo nuestro confort y calidad de vida
    • El aislamiento térmicos también es positivo para el medio ambiente, ya que al minimizar el consumo energético, se reducen las emisiones y se consume menos electricidad y combustibles.
    • Aislar algunas zonas de poco uso, nos ayudará a ganarle metros a la casa. SI tienes un sótano frío que apenas usa, quizás no es mala idea aislarlo para añadir este espacio a tus zonas habituales.

¿Cómo elijo el mejor aislante térmico para mi casa?

Para elegir el mejor aislante lo mejor es conocer los tipos de instalación y los materiales que tenemos a nuestro alcance. Para ello, es importante conocer qué tipos de aislantes térmicos existen y cuáles son sus características, algo que ya hemos comentado en otras ocasiones, unido a los tipos de sistemas para aislar. De esta forma podemos encontrar:

  • Insuflado de celulosa: Este tipo de insuflado se realiza en tabiques interiores y trasdosados, es decir, en aquellos lugares con cavidades. Además, es un material ecológico fabricado en base a un producto reciclado
  • Insuflado de lana de roca: Este tipo de sistema es perfecto para aislar falsos techos, zonas cercanas a chimeneas, patios interiores o fachadas.
  • Insuflado de EPS: Las bolitas de EPS son perfectas para el relleno de cámaras por sus características permeables, imputrescibles y transpirables. Por ello, es perfecto para cavidades de cualquier tipo, cubiertas, áticos y buhardillas, falsos techos, cavidades muy irregulares, zonas montañosas con frío extremo y se puede utilizar para aislar cámaras de fachada desde el exterior.
  • Sistema SATE: En este caso, se trata de un sistema EPS de aislamiento térmico y acústico de fachadas por el exterior. Por ello, sirve tanto para nuevas construcciones como para rehabilitar fachadas exteriores deterioradas.
  • Sistema Isobead: Este innovador sistema se basa en la inyección de bolitas de EPS con pegamento, por lo que al ser insufladas se quedan dentro de la cámara solidificadas. Suele usarse en cavidades secas, cubiertas, falsos techos, áticos y buhardillas o en paredes de yeso laminado.
  • Corcho proyectado: Este sistema es el más natural. Además de tener baja conductividad térmica, es un gran material de aislamiento acústico, y es muy ligero. Es perfecto para aplicar en paredes, suelos y techos.

En cualquier caso, lo mejor para elegir un buen aislante térmico y un sistema que se adapte a las características de nuestra vivienda, es consultar con profesionales. En Aislamientos Pimat, ponemos a los mejores profesionales a tu disposición para que la elección del aislante para mejorar tu vivienda sea lo más sencilla posible. No dudes en contactar con nosotros para conocer la mejor forma de aislar tu hogar. ¡Te esperamos!