Los aislantes térmicos son una opción perfecta si queremos mantenernos aislados del frío y del calor, pero además nos ayudan a reducir el consumo energético y ahorrar en la factura. ¿Sabes qué tipos de aislantes hay y qué caracteriza a cada uno? ¡Te lo explicamos a continuación!

Tipos de aislantes térmicos

Poliestireno expandido

El poliestireno expandido es un material sintético que puede ser manipulado sin medidas de protección, ya que se trata del clásico poliespán que solemos ver en las cajas y embalajes. Sin embargo, su uso es bastante extendido en la construcción por su versatilidad, además de que tiene poco peso, lo que permite aligerar densidades en  la edificación. 

Poliestireno extruido

El poliestireno extruido es similar al expandido pero, a diferencia de éste, puede mojarse y por tanto se utiliza más en cubiertas para su impermeabilización. Además, ofrece resistencia mecánica (por ejemplo, el peso de las tejas) y al hielo o deshielo, por lo que es un material perfecto para utilizarlo como aislante tanto en techos como muros o tabiques. 

Espuma de poliuretano

La espuma de poliuretano se compone de petróleo y azúcar, que se aplica con pistola para rellenar huecos en muros o techos y rellenando cámaras de aire. La forma de aplicarlo es muy sencilla, ya que se trata de un líquido que se convierte en espuma. Su coeficiente de conductividad térmica es muy alta, lo que significa que es un material muy aislante. Se caracteriza además por adherirse muy bien a distintas superficies, no absorber la humedad  y ser barato en relación a su aislamiento. 

Lana de roca

Otro de los materiales aislantes que podemos encontrar en el mercado son los paneles de lana de roca. Éstos están formados por roca de origen volcánico tras someterlas a altas temperaturas, con movimientos y aglomerantes que permiten conseguir así paneles y mantas. La ventaja con la que cuenta este aislante es que a diferencia de los anteriores, no es inflamable. Eso sí, para colocar este material es necesario usar protecciones tanto para los ojos, como para la piel y las vías respiratorias. Además de ser un buen aislante térmico, es buen aislante acústico

Lana de vidrio

Este es un producto aislante conformado por arena de sílice, carbonato de calcio y magnesio, con filamentos de vidrio que se aglutinan gracias a una resina ignífuga. Es bastante resistente a la humedad y es un aislante ignífugo, por lo que puede ser una opción para aislar tu vivienda. 

Aislamiento insuflado

Existen opciones de aislamiento térmico que se inyecta en las cámaras de aire y se distribuye de forma compacta para aislar la vivienda y evitar que el aire circule hacia el interior de la vivienda. También puede utilizarse la técnica de proyectado, que suele ser común con el uso de corcho como aislante. Cuenta con las ventajas de que no requiere obra, es económico y se puede realizar desde el interior o el exterior de la vivienda. ¿Qué materiales? Puede ser aislamiento insuflado de celulosa, de lana de roca de bolitas de poliestireno expandido

Si te interesa, te invitamos a que conozcas todos nuestros sistemas de aislamiento insuflado.

En Pimat contamos con una gran cantidad de aislantes térmicos que te permitirán estar más cómodo en tu vivienda, y tener un mayor ahorro energético en todas las estaciones. ¡Cuenta con el mejor equipo para el aislamiento de tu vivienda!