A la hora de elegir un material y un sistema para aislar nuestra vivienda, es importante conocer las propiedades de cada uno de ellos, pero sobre todo, conocer las condiciones de nuestro entorno y nuestra vivienda. En cuanto a materiales de aislamiento térmico para fachadas, los mejores son aquellos que cuentan con porosidad o que son fibrosos, como la lana de roca (y en general las lanas minerales), la espuma de poliuretano (EPS), el poliestireno y el corcho. Si nos centramos en los sistemas, nuestras recomendaciones son las siguientes:

Los mejores materiales para aislar fachadas

    • Sistema SATE: Gracias a este sistema de aislamiento térmico exterior se consigue un gran ahorro energético, eliminando puentes térmicos, condensación y mejorando además el aislamiento acústico. Además, no se reduce el espacio útil y protege tanto la estructura como la fachada tanto de las agresiones climáticas como de los choques térmicos.
    • Aislamiento exterior con fachada ventilada: Este sistema permite conseguir ventajas similares al sistema SATE, aunque resulta algo más caro y el espesor de la fachada aumenta considerablemente. Aún así, su instalación renueva la fachada y posibilita la inclusión de otras instalaciones entre la cámara y el aislante.
    • Aislamiento térmico de fachada por inyección: En este caso, este procedimiento se utiliza cuando no es posible rehabilitar la fachada. El caso más común suele ser un impedimento por parte de la comunidad de vecinos. Es el sistema más económico, aunque no garantiza la uniformidad de aislamiento y cuenta con algunos problemas, por lo que se recomienda como alternativa.
    • Aislamiento térmico interior: Este sistema es más recomendado para casos en los que se están realizando obras de rehabilitación, o para los que no pueden rehabilitar la fachada exterior, como en edificios de patrimonio histórico. Hay que tener en cuenta que este sistema cuenta con la desventaja de que se pierde superficie útil.

Cómo elegir el mejor aislante térmico para fachadas

Al existir distintos tipos de aislantes térmicos para exterior con sus peculiaridades y características propias, la elección debe adaptarse a nuestras necesidades y sobre todo, debe adecuarse al entorno. Por ello, es importante tener en cuenta lo siguiente a la hora de escoger aislantes para fachadas:

  1. El aislante debe tener una gran resistencia a los contrastes térmicos entre calor y frío, de forma que ayude a reducir las ganancias o pérdidas de temperatura en el interior de la vivienda o edificio. De esta forma, conseguiremos una temperatura agradable.
  2. El aislante térmico debe ser resistente también al vapor de agua, ya que en caso de que el material permita que la humedad entre en contacto con una superficie fría, provocará condensación y con ello humedad o moho.
  3. Además de estos dos objetivos, es importante que el material aislante sea ignífugo o al menos que no sean combustibles, ya que de ello depende que pueda provocarse un fuego o que se comporte de manera que lo avive. Esto es fundamental para nuestra seguridad.
  4. Aunque el objetivo es que el aislante sirva para estabilizar las temperaturas y ahorrar en la factura, si elegimos un aislante térmico con propiedades acústica, mejor aún. Así, ayudaremos a que consigamos una mejora en el aislamiento del edificio o vivienda.

Si tienes dudas acerca de qué sistema o material es más adecuado para tu vivienda o edificio, en Pimat Aisla contamos con toda la información que necesitas. Ponte en contacto con nosotros y trataremos de resolver todas tus dudas sobre aislamiento térmico para fachadas.

¡Te esperamos!