5 motivos para hacer una rehabilitación energética en tu edificio

En este artículo te daremos 5 motivos para llevar a cabo una rehabilitación energética en tu edificio. Si tu comunidad de propietarios todavía no se ha decidido a emprender la rehabilitación energética de tu edificio, toma la iniciativa. Hay muchos beneficios que os estáis perdiendo por no emprender esta reforma. En este post os vamos a comentar algunos de los principales motivos que hacen necesaria la rehabilitación energética de edificios.

1.- Subida del valor económico de los inmuebles

La reducción de consumo desde el punto de vista energético a lo largo de su vida útil genera beneficios económicos al rentabilizarse la inversión con un mayor ahorro y menor consumo energético.

2.- Confort en el hogar

Un edificio rehabilitado energéticamente mejora sustancialmente el confort de sus viviendas llegando incluso a reducir la necesidad de encender durante más tiempo los aparatos de calefacción o climatización. Una vivienda de un edificio bien aislado mantiene una temperatura confortable en su interior, convirtiéndose en un parámetro de calidad puesto que que las pérdidas energéticas a través de su envolvente térmica son mucho menores.

3.- Ahorro económico

Llevar a cabo la rehabilitación energética del edificio comporta necesariamente ahorros en tu factura mensual de luz y gas, que, además de amortizar la rehabilitación llevada a cabo, también te permiten obtener una rentabilidad a lo largo del ciclo de vida del edificio

4. Reduce el impacto negativo en el medio ambiente

La mejora y eficiencia energética de los edificios tiene como objetivo reducir el consumo energético de estos, principalmente como consecuencia de la necesidad de reducir los niveles de CO2 en la atmósfera, principal causa del aumento de la temperatura del planeta y del efecto invernadero -Cambio Climático.

5. Menos dependencia energética del exterior

España es un país que depende del exterior para satisfacer su demanda energética. La rehabilitación energética de edificios contribuye a reducir la demanda energética y al aprovechamiento de las energías renovables como alternativa al consumo de energía procedente de fuentes no renovables como el petróleo. Los edificios autosuficientes o de consumo nulo, son ejemplos de ello.