El mantenimiento sate (Sistema de Aislamiento Térmico por el Exterior) es imprescindible para poder alargar su vida, ya que consiste en una de las soluciones de aislamiento más eficaces, fiables y duraderas a largo plazo. Aunque cuente con estas tres características, es necesario tener una serie de inspecciones y mantenimiento sate para que cumpla su función correctamente y no dé problemas. 

 

Sus ventajas son múltiples: es un aislante térmico  que evita la pérdida de calor en invierno y reduce el calentamiento en verano, es un aislante acústico, garantiza la transpiración de la fachada y es 100% natural. Además contribuye a la eficiencia energética y el ahorro. 

En Aislamientos Pimat te explicamos qué mantenimiento tiene el sate y las distintas reparaciones que se pueden realizar. 

¿Cómo se realiza el mantenimiento del sate?

Para un buen mantenimiento sate es importante realizar limpiezas periódicas para quitar la suciedad o el moho que se acumula. Para mantener en buen estado la fachada es necesario emplear lo siguiente: 

  • Agua caliente bajo presión (máximo a 60º).
  • Tratamientos biocidas si fueran necesarios. El desinfectante tiene que llegar hasta el fondo de los poros si se quieren lograr resultados satisfactorios. Para ello, se puede utilizar una brocha. El tiempo recomendado para dejar actuar el desinfectante es de entre 2 a 4 horas. 
  • Pintura: si quieres renovar la imagen de la fachada, lo mejor es que apliques algún sistema de protección de fachada como acrílicos, elásticos, etc. 

 

Dependiendo de lo que haya pasado con el sate, habrá que poner en marcha unas acciones u otras. A continuación te contamos qué puede ocurrir con el sate y los mantenimientos de fachadas sate a realizar. 

 

  • Reparación de grietas: esto se debe a esfuerzos estructurales o por algún error a la hora de instalar el sate (separación entre los paneles, embebido excesivo de la malla, más capa base de la recomendada, etc). Dependiendo de si la grieta proviene de una junta o una malla, se hará una acción u otra. 
  • Regeneración del exterior por antigüedad: consiste en realizar acciones para disminuir el paso del tiempo y mejorar la estética del sate. A veces, se llega a cambiar el color del revestimiento utilizando productos que están diseñados para ello. 
  • Reparación de fisuras superficiales: para que una fisura se considere superficial tiene que ser de aproximadamente de 1mm, pero sin traspasar el mortero de la capa base ni tampoco cortar o estropear la malla de vidrio. 
  • Reparación de grietas en las esquinas: se puede dar el caso de que haya fisuras en las esquinas, desconchados o descascarillados. Para solucionar el problema, puede utilizarse un cuchillo filoso y después añadir un refuerzo sate con forma de L continua de placa de EPS. Eso sí, siempre con los materiales adecuados y que recomienda el fabricante. 

¿Cada cuánto se realiza el mantenimiento de una fachada sate?

Si te estás preguntando cada cuánto es el mantenimiento de una fachada sate y cuál es la vida útil del sate sin tener en cuenta las labores de mantenimiento puede llegar a los 30 años. En caso de que se realicen obras de mantenimiento su vida podría alcanzar hasta los 50 años. Normalmente, si el sate se ha instalado bien y está hecho con los materiales adecuados, tendrá una vida útil parecida a la del edificio al que se ha añadido. 

 

En Aislamientos Pimat realizamos la instalación de sistema sate en Valencia. Es un sistema idóneo de aislamiento térmico para las nuevas construcciones y para la rehabilitación de fachadas. Si estás interesado contacta con nosotros.