Salvar el medio ambiente es cada vez un tema más importante para mucha gente, y mediante el aislamiento ecológico es posible aportar nuestro granito de arena y mejorar la sostenibilidad de nuestro hogar. ¿Sabes qué materiales ecológicos puedes utilizar para aislar tu vivienda? A continuación te contamos qué tipos de aislantes ecológicos existen, sus beneficios y la mejor forma de elegirlos.

¿Qué es el aislamiento ecológico?

El aislamiento ecológico es aquel en el que los elementos no se han transformado. ¿Qué quiere decir esto? Que los aislantes ecológicos mantienen sus propiedades naturales prácticamente intactas cuando se utilizan en proyectos de reformas o construcción. Gracias a los aislantes ecológicos, podrás reducir las pérdidas de calor y mejorar la eficiencia energética, a la vez que contribuye a proteger el medio ambiente.

Tipos de aislamiento ecológico

1. Celulosa

La celulosa es un tipo de aislamiento ecológico, que tiene como base el papel reciclado. La celulosa permite aislar del calor y aislar del ruido. Los lugares más comunes para instalar este tipo de aislamiento ecológico es en cámaras de aire y tejados, aunque en ocasiones es posible inyectar celulosa también en otros espacios. Se trata de un material reciclado que cuenta con baja toxicidad y un bajo nivel de impacto ambiental.

En Aislamientos Pimat contamos con insuflado de celulosa para aislar térmicamente distintas zonas de la vivienda. Gracias a su composición reciclada es un material aislante ecológico, y que como ventaja, no necesita de obra para instalarse.

Aplicación de la celulosa

La celulosa se utiliza como aislamiento térmico en cerramientos verticales y como protector anti-incendio, además de en cubiertas, de madera o cubiertas sin aislamiento, y forjados. También se insufla en tabiques interiores y trasdosados o se proyecta en seco entre tabiques palomeros que apoyan una cubierta, tabiques de cartón yeso, insuflándolo en espacios huecos en cubiertas, etc. Habitualmente se aplica con una máquina que insufla el producto en los espacios huecos.

Se trata de un material aislante obtenido a partir de papel de periódico reciclado. Se caracteriza por sus cualidades higroscópicas, la resistencia al fuego y a la descomposición, además de la posibilidad de reciclaje o reutilización. Pero también destaca por su gran resistencia mecánica y la insolubilidad en la mayoría de los disolventes ordinarios.

En PIMAT utilizamos celulosa Isofloc, que es un material totalmente ecológico fabricado en base a un producto reciclado al que se le van añadido distintos aditivos para dotarlo de propiedades ignífugas, contra hongos, roedores e insectos, obteniendo un material con unas propiedades aislantes térmicas y acústicas sorprendentes.

2. Lana

La lana de oveja tiene multitud de usos, y entre ellos destaca su función como aislante. Al ser de origen animal y gastar muy poco energía durante su elaboración, se trata de un material sostenible. El proceso por el que pasa la lana comienza en el esquilado, tras lo cual se lava con jabón y se trata con sales bóricas. Estas sales permiten que el aislante se mantenga y mejore sus propiedades ignífugas, haciendo de él un material perfecto para aislar distintas zonas.

3. Corcho

El corcho es uno de los aislamientos ecológicos que cuenta con más ventajas y más contribuye a la sostenibilidad. Se trata de un material que proviene de la corteza de los alcornoques y que no se somete a ningún tratamiento, a excepción del ignífugo. En general, este tipo de aislantes se suelen comercializar en láminas o planchas sólidas. Además de ser un buen aislante térmico, es uno de los materiales más utilizados como aislantes acústicos.

En Aislamientos Pimat podrás encontrar aislamiento insuflado de corcho, que es respetuoso con el medioambiente y sus características son especialmente favorables para aislar paredes, suelos y techos.

4. Fibra de madera

El aislante ecológico de fibra de madera se obtiene al triturar maderas sobrantes o desechos de fábrica. Posteriormente, la madera triturada se prensa en seco o en húmedo y se mezcla con sales bóricas (que son aditivos naturales). Lo más común a la hora de instalar este tipo de aislamientos es hacerlo mediante insuflado o inyectado en cámaras de aire. Sus características son bastante similares a la lana, aunque dependerá del tamaño de las fibras en el momento de su fabricación.

5. Algodón

El algodón puede convertirse en un aislamiento ecológico siempre que se trate de un proceso controlado. En general, este tipo de aislante suele contener un 80% de algodón, y el resto procede de materiales reciclados (textiles). Se trata de un elemento denso y duradero y suele ser común verlo en paredes y suelos cerámicos o de parquet. Además, destaca su uso en zonas que están sometidas al vapor de agua.

¿Cuáles son los beneficios del aislamiento ecológico?

Las ventajas o beneficios de utilizar aislantes ecológicos, además de conservar sus propiedades naturales casi íntegras, son especialmente relevantes tanto a nivel medioambiental, como a nivel económico.

  • Se trata de materiales renovables que están disponibles directamente en la naturaleza.
  • Además, el aislamiento ecológico se puede reciclar una vez haya cumplido su ciclo. De esta manera tiene un impacto positivo en el medio ambiente.
  • Al igual que otro tipo de aislantes térmicos, promueve la eficiencia energética generando un bajo consumo. Cualquier tipo de aislamiento ecológico te permitirá ahorrar en tu factura.
  • Por supuesto, uno de los beneficios más importantes es que no contamina, a diferencia de otros tipos de aislantes.
  • Otro punto esencial es que protegen la salud, ya que no emiten compuestos orgánicos volátiles (los llamados COVs).
  • ¿Lo mejor? Duran toda la vida sin perder sus propiedades.

¿Cómo elegir el mejor aislamiento ecológico pata tu vivienda?

¿Y cómo elegir el mejor aislamiento ecológico para nuestra vivienda? Dependiendo de la zona que queramos aislar, deberemos optar por uno u otro tipo de material. Te damos algunos ejemplos de aislamientos térmicos ecológicos para cada zona:

Para la fachada puedes utilizar celulosa, uno de los más asequibles dentro de la tipología de ecológicos.
Si queremos aislar los tabiques de nuestro hogar, podemos recurrir a la lana o paneles de corcho, estos últimos incluso como decoración.
En las cubiertas necesitas que sean materiales impermeables. Puedes optar por fibras de madera o lana.

Estos son solo algunos ejemplos. Siempre puedes echarle un vistazo a nuestro catálogo o ponerte en contacto con nosotros para que te asesoremos y te ayudemos a elegir el mejor aislamiento para cada zona.