Ahora que está el verano, tenemos que ver si nuestra piscina, está en condiciones para usarla. En la reparación de piscinas, podemos encontrar diferencias a la hora de poner a punto una piscina.

Creas o no, hay diferentes técnicas empleadas en la reparación de piscinas. Y es que no todas las piscinas están hechas con el mismo material. Podemos encontrarlas de cemento o de fibra. Ambas, por supuesto, son buenas opciones para crear una piscina, ya que son materiales resistentes. En Pimat Aisla, te contamos las diferencias que hay entre ambas piscinas, a la hora de repararlas.

Piscina de fibra o de cemento

Antes de meternos de lleno en la reparación de piscinas, déjanos contarte las diferencias que hay entre una y otra. Aunque a simple vista, parezcan iguales, hay pequeñas diferencias que las hacen totalmente diferentes. Gustan las dos, no lo vamos a negar. Pero todas necesitan un mantenimiento.

  • Piscina de fibra: las piscinas de fibra están compuestas por un material de fibra de vidrio. Esto supone que es un material resistente, pero además, flexible. Se puede adaptar a cualquier terreno. Además, es un material delgado lo que ayuda a que no sea tan costoso ni tan pesado.
  • Piscina de cemento: es perfecto para las personas que prefieran piscinas profundas y resistentes. Son piscinas que se adaptan al terreno del que dispone, por lo que son piscinas cuyo diseño puedes elegir. Son muy resistentes y aguantan las irregularidades del terreno.

Qué diferencias existen en la reparación de piscinas de fibra o de cemento

Ahora que conocemos las diferencias que hay entre una piscina y otra, sabemos qué tipo de reparación de piscinas hay que llevar a cabo. Cada material recibe un trato diferente y una técnica de reparación adecuada a cada material.

  1. Piscina de fibra: en la reparación de piscinas de fibra, tenemos que localizar las grietas y contar con materiales especializados. Entre ellos, la fibra y la resina. El profesional, se encargará de tapar las grietas de manera eficaz y rápida, como puedes ver. Y por cuestión de estética, puede que tengas que pintar la piscina de nuevo, ya que estos materiales, no suelen ir acordes a los colores originales de la piscina.
  2. Piscina de cemento: en este caso, el trabajo es algo más pesado. Hay que eliminar el gresite de las paredes y empezar a cavar, a ambos lados de la grieta, para crear un armazón nuevo. Con la ayuda de los materiales necesarios, se escavará para limpiar el hueco de la grieta y se dejará secar el tiempo necesario. Así, permitirá la adherencia del material de relleno y no aparecerán bacterias responsables de una nueva grieta y la contaminación del agua. Dependiendo de la profundidad de la grieta, se rellenará con silicona o con masilla elástica específica y cemento.

Contacta con profesionales de Pimat Asila

Para poder llevar a cabo una correcta reparación de piscinas, hay que identificar el material con el que se ha fabricado. Si no lo tienes claro, siempre puedes contar con nuestros profesionales para que identifiquen el material y realicen la reparación. Cuentan con todo el equipo necesario para hacer una reparación estructural completa y eficaz. Sólo tienes que contactar con Pimat Aisla y hablarnos de lo que necesitas. Nuestro equipo de asesores, sabrá guiarte correctamente y te realizaremos un presupuesto sin compromiso y no te quedes sin piscina, este verano.