El mantenimiento de las terrazas es algo en lo que normalmente no reparamos hasta que la presencia de goteras, grietas o filtraciones empieza a ser evidente. La impermeabilización en terrazas es necesaria para mantener tanto la terraza como lo que hay debajo protegido de las inclemencias y otros percances.

El tiempo que debe haber entre una impermeabilización y otra depende del cuidado que se haya tenido con la terraza. Si se trata de una terraza sin ninguna parte cubierta, expuesta a la lluvia y el clima, lo ideal sería cambiar el terrado a los 20 años. Si la terraza ya cuenta con una impermeabilización, habrá que renovar esta.

En el caso de que queramos o tengamos que retirar el terrado de la terraza, las opciones más comunes para impermeabilizar serían la lámina EPDM o la tela asfáltica. Sin embargo, si lo que haremos será impermeabilizar la cubierta como está, las mejores opciones son el poliuretano o la pintura impermeabilizante.

Impermeabilización en terrazas: Materiales para impermeabilizar

Si estás pensando llevar a cabo una impermeabilización en el suelo de tu terraza, desde nuestra experiencia te contamos cuáles son los mejores materiales dependiendo del tipo de superficie y necesidades específicas:

Poliuretano líquido

Se trata de un aislante para terrazas, una pintura líquida compuesta por poliuretano que al secarse se convierte en una membrana resistente. Este material es ideal para terrazas pequeñas, pero también es ideal para zonas que sean transitables con mucho paso. También es perfecto si va a estar en contacto con agua clorada.

Hay una variedad que se llama poliurea, que es muy parecida al poliuretano líquido pero a diferencia de este, la poliurea soporta el contacto con productos químicos y se puede utilizar en lugares donde transitan coches, porque es mucho más resistente. Es un material que se utiliza sobre todo en ambientes urbanos o industriales, ya que las cantidades en las que se comercializa son mucho mayores. Para una terraza particular, el poliuretano líquido es lo ideal.

Pintura impermeabilizante

Consiste en uno de los métodos de impermeabilización en terrazas más sencillos. Se aplica directamente en el suelo, especialmente en las juntas de las baldosas para evitar cualquier fisura que pueda haber entre ellas. Existen dos tipos de pintura impermeabilizante: líquida y densa. La pintura líquida puede aplicarse a todo tipo de superficies, horizontales o verticales. También tiene una resistencia a la exposición UV.

Por otro lado, la pintura impermeabilizante densa es perfecto para usarlo en terrazas exteriores y funciona como protector de la lluvia y de la humedad. Se debe humedecer la zona antes de aplicarlo sobre la superficie.

impermeabilización en terrazas

Lámina EPDM

Es una lámina que se comercializa en diferentes tamaños. Es frecuente encontrárnosla en las terrazas de algunos negocios, como hoteles. Es perfecta para la impermeabilización en terrazas de gran tamaño. Es una opción perfecta para cualquier superficie, ya que luego le podemos dar el color deseado, pintando sobre ella.

De todas formas este método de impermeabilización se utiliza sobre todo en lugares que no van a ser transitados, así que no sería lo ideal para una terraza particular, salvo que se trate de una casa que esté vacía la mayor parte del año.

Tela asfáltica

Se suele aplicar directamente sobre el suelo limpio, retirando el terrado. Es un método bastante frecuente de impermeabilización. Se comercializa en rollos y es ideal para aplicarla en una zona amplia, no compensa para zonas muy pequeñas; aunque es un material bastante económico. Se trata de un método de impermeabilizar que es mejor que sea instalado por un profesional.

Cómo impermeabilizar una terraza: Pasos

Los pasos para impermeabilizar el suelo de la terraza con un impermeabilizante líquido son muy sencillos.

  • Lo primero que debemos hacer es limpiar bien la superficie de la terraza, retirar cualquier objeto que nos pueda molestar y toda la suciedad acumulada. El suelo tiene que estar en el mejor estado posible cuando vayamos a aplicar el impermeabilizante. Es importante prestar atención a humedades o restos de pintura de otras ocasiones.
  • En el caso de que haya grietas en alguna zona, lo ideal es repararlas con cinta especial. Podemos utilizar tiras de banda autoadhesiva para reforzar las zonas de las juntas y la pared. Después pintaremos directamente sobre la banda con la pintura impermeabilizante.
  • No olvides sellar los sumideros y los desagües. Para esto podemos aplicar un polímero sellador que cerrará las juntas del suelo con el sumidero y así evitar cualquier filtración de agua por donde no debe filtrarse. Aplicamos también este polímero en las grietas de las baldosas o juntas muy separadas.
  • En algunas ocasiones podemos utilizar un poliuretano líquido como imprimación, para asegurarnos de que la impermeabilización se lleva acabo de la mejor forma. Habrá que esperar a que la superficie esté totalmente seca para aplicar la pintura impermeabilizante después.
  • Lo ideal es pintar con dos capas de impermeabilizante. Hay que esperar a que seque bien la primera capa antes de aplicar la segunda. También tener en cuenta no pisar la superficie mientras está húmeda.

Si tienes cualquier duda sobre la impermeabilización en terrazas, en Pimat Aisla tenemos toda la información que necesitas. Ponte en contacto con nosotros, te daremos asesoramiento profesional y resolveremos todas tus dudas.