Si quieres ahorrar en tus facturas energéticas, una de las cuestiones fundamentales que deberías tener en cuenta es el aislamiento de la casa. Hoy te damos 5 ideas que resumen los factores a tener en cuenta cuando queremos conseguir tener una vivienda totalmente aislada, tanto con obras como sin ellas. ¿Quieres saber cómo mejorar el aislamiento térmico de tu casa? 

¿Cómo mejorar el aislamiento térmico en casa?

Un sistema de calefacción eficiente es lo ideal para calentar nuestra casa en invierno y ahorrar en las facturas energéticas, reduciendo también las emisiones de C02 a la atmósfera. Pero para mantener el calor en el interior y así poder conseguir una eficiencia completa en nuestro hogar, lo ideal es asegurarnos de tener un buen aislante. 

Estas 5 ideas para mejorar el aislamiento de casa te servirán de guía para conseguir el hermetismo deseado y ahorrar en las próximas facturas.

1. Techos, paredes y suelos

Empezamos con lo más evidente, y esto es el aislante para las paredes, los techos y el suelo. En función de la zona que queramos aislar, podemos optar por un material u otro. También debemos tener en cuenta si vivimos en una comunidad de vecinos o es una casa unifamiliar para el aislamiento exterior. Para esto lo más común es el SATE (Sistema de Aislamiento Térmico Exterior), mientras que para el aislamiento de las paredes interiores y los suelos se suele emplear lana de roca o celulosa, en función de nuestra preferencia. En el caso de los tejados, el material más utilizado es el poliestireno extruido.

2. Puertas y ventanas

Contar con ventanas de doble cristal sería lo recomendable para conseguir un aislamiento en casa más eficiente. En este caso, la cámara de aire entre los cristales dependerá de las necesidades de aislamiento que tengamos en nuestra casa.

Además de las ventanas, lo ideal sería contar con una puerta exterior maciza. Existen en el mercado diferentes tipos de puertas aislantes, que evitan que se escape el calor por las rendijas, creando una sensación estanca dentro de la vivienda.

3. Los cajetines de las persianas

Algo en lo que a veces no se suele reparar es en las cajas de las persianas. Por aquí puede salir el calor o entrar el frío fácilmente si no tenemos un correcto aislante. Existen materiales especiales como la espuma de grafito que se instala de forma bastante sencilla y que permitirá mantener el calor en el interior de nuestro hogar, y no dejará pasar el frío. 

4. Muebles de madera y revestimientos decorativos

La madera es un gran aislante. Si queremos implementar el aislamiento térmico de casa fácilmente, podemos emplear muebles de este material en la decoración. Una habitación con muebles de madera será mucho más cálida, sin contar la tarima o el parquet para el suelo. 

En cuanto a los revestimientos decorativos, los trasdosados directos son una alternativa a la decoración de las paredes. De esta forma, además de darle un acabado alternativo a una pared, estaríamos aislándola del frío. Los materiales más comunes para estos elementos son el corcho y la fibra de madera.

5. Textiles

Otra forma de conseguir que una vivienda guarde mejor el calor es utilizando en nuestra decoración más elementos textiles. Aquí se incluyen las cortinas, mantas, cojines y cualquier otro tipo de complemento que se nos ocurra. Una habitación con muebles de madera y tejidos decorativos mantendrá la temperatura que queremos conseguir con la calefacción de forma más efectiva.

En Pimat contamos con una gran variedad de aislamiento térmico para casa que te permitirá conseguir un mayor confort, además de tener una vivienda mucho más eficiente energéticamente. No dudes en consultar nuestros servicios; ¡contamos con el mejor equipo técnico!