El SATE como limitador del gasto en refrigeración

El sistema SATE actúa como limitador del gasto en refrigeración ya que las pérdidas y ganancias de calor a través de las fachadas corresponden a más de un 30 % del total de la energía consumida de una casa unifamiliar.

El aislamiento térmico de la envolvente de un edificio es una acción muy importante si queremos tener mejoras energéticas considerables. En arquitectura existen varias soluciones técnicas para aislar térmicamente un edificio, pero los SATE son la manera más eficiente. Los Sistemas de Aislamiento Térmico por el Exterior conocidos, a nivel nacional, con las siglas SATE o ETICS, son soluciones técnicas que contribuyen notablemente a la mejora de la eficiencia energética de los edificios, a la vez que ofrecen interesantes soluciones estéticas. Cumplen con todas las Aprobaciones Técnicas Europeas ETA 07/0280 y ETA 09/0282 y todos los requisitos previstos por la Guía ETAG 004.

La función más reconocida de los SATE es la de minimizar las pérdidas de calor en el exterior a través de la fachada en invierno. Pero tiene otra función muy importante y a tener en cuenta para los meses de calor: los SATE minimizan la entrada de calor hacia el interior en verano, y es una solución 100 % efectiva para la resolución de los puentes térmicos.

En definitiva, los SATE permiten tener un edificio bien aislado que garantiza el confort, manteniendo estable la temperatura interior independientemente de las condiciones exteriores. Y para mantener este confort interior, la envolvente del edificio debe ser capaz de regular el flujo de calor en las diferentes estaciones del año: en invierno, es necesario limitar las pérdidas de calor producidas por el sistema de calefacción con el exterior y en verano, por el contrario, obstaculizar las ganancias energéticas provenientes del exterior, actuando así como limitador del gasto en refrigeración.

Para cualquier duda o consulta que puedas tener estamos a tu disposición -> contacta con Pimat