La piscina es uno de los elementos de disfrute más deseados por quien tiene una casa. Pero, ¿Cada cuánto tiempo hay que realizar el mantenimiento de la piscina? En este artículo te damos algunas pautas.

Frecuencia del mantenimiento de la piscina

Las funciones de mantenimiento y tratamiento de la piscina están concebidas para conseguir dos objetivos. En primer lugar, que el baño sea saludable y no se corran riesgos por contaminación de las aguas. Por otra parte, que bañarse sea seguro porque la estructura está en perfectas condiciones. Ambos elementos son fundamentales para evitar problemas de salud o legales. Piensa, no obstante, que si bien el mantenimiento de la piscina es personal, la puesta a punto necesitará de ayuda.

El mantenimiento de la piscina ordinario, entendiendo como tal las comprobaciones de salubridad del agua, se debería realizar cada semana. En piscinas de poco uso y en invierno, se podría hacer cada dos semanas. Algunos de los aspectos que tenemos que medir son la comprobación de PH, algas y desinfectante. En caso de que los niveles estén correctos no se debería hacer, a priori, ninguna actuación. Sin embargo, la experiencia nos dice que sí que tendrás que tomar medidas y, además, comprobar que el estado del filtro es adecuado. Lo más habitual es que tengas que limpiar la superficie de la piscina (insectos, algas…), incluir desinfectantes y limpiar paredes.

Un aspecto relacionado con el mantenimiento al que quizás no se da tanta importancia es la puesta a punto. A diferencia del mantenimiento ordinario, lo normal es que se haga cuando empieza la temporada de baños. Son muchas las casas o colectividades que optan por cerrar la piscina en invierno. Por lo tanto, lo primero ha de ser comprobar que la estructura está en condiciones antes de llenarla. Si es necesario, podrás realizar una limpieza especializada para dejar la piscina en perfectas condiciones para el uso. Por otra parte, también corresponde revisar filtros y motores para que funcione a pleno rendimiento.
Notarás el cambio, tanto tú como los bañistas.

Contratar a una empresa especializada

Como principio general, es conveniente contar con los servicios de una empresa especializada en limpiezas de piscina. En ocasiones, hay que estar seguros de que el tratamiento de la piscina va a ser el correcto y esto solo se consigue con profesionales. Este es uno de los casos paradigmáticos en los que el coste de oportunidad de no hacerlo es francamente elevado. Te recomendamos que contactes con nosotros para conocer con detalle cuáles son las posibilidades que te ofrecemos. Si bien el mantenimiento diario o semanal lo puedes hacer tú, sí es necesaria ayuda externa para la puesta a punto. Afortunadamente, existen empresas que, por un precio competitivo, se encargan de la puesta a punto.

En PIMAT estamos especializados en el tratamiento de piscinas, utilizando materiales de última generación y con personal altamente cualificado. Nos encargamos de pintar, lijar y alicatar la piscina para que la tengas en perfectas condiciones de uso.

Por todo ello, estamos seguros de poder ofrecerte un servicio que cubra tus expectativas.