SATE: La segunda piel de la vivienda - PIMAT AISLA

En este nuevo post del blog de PIMAT Aísla vamos a hablar del aislamiento térmico por el exterior a través del sistema SATE. Cuando una vivienda no tiene un buen aislamiento, podemos mejorarlo añadiendo un sistema de aislamiento por el exterior para mejorar de manera global de su eficiencia energética. Este sistema mejora la etiqueta energética del inmueble, revalorizándolo y contribuyendo a que España alcance los objetivos de eficiencia energética europeos. Por ello, te vamos a contar qué es y cómo se instala el aislamiento térmico por el exterior de la vivienda, así como sus beneficios.

En la actualidad nos encontramos con un parque de viviendas envejecidas, con una edad media de casi 50 años, en gran parte de las ciudades españolas. La mayoría no cumplen con los requisitos de confort actuales, especialmente en confort térmico y de emisiones a la atmósfera. Y una de las principales actuaciones que podemos llevar a cabo en nuestras viviendas es la mejora de la envolvente térmica del edificio que afecta a los cerramientos que separan los espacios interiores y el exterior: paredes, suelos (en el caso de primeros pisos) y techos (en el caso de áticos).

Los techos y suelos de las viviendas intermedias no forman parte, ya que dividen dos espacios “calefactados”, por lo que no existe intercambio de temperatura. En estos casos escapa el calor en invierno y entra en verano, lo que nos obliga a instalaciones de calefacción y de refrigeración y sería interesante mejorar estas condiciones con el menor coste y mayor ahorro. Algunas actuaciones no requieren grandes obras como el aislamiento térmico por el exterior.

El aislamiento térmico es un factor indispensable para mejorar la eficiencia energética de un edificio, que permite minimizar las pérdidas de calor en invierno y evitar la entrada del calor en verano, generando un gran ahorro en el consumo de calefacción y aire acondicionado, con su consiguiente ahorro económico.

La actuación más eficiente es añadirle a toda la fachada aislamiento térmico por el exterior. Para ello, se utiliza el sistema SATE (o ETICS en inglés) que es un sistema para proteger y mejorar la envolvente térmica del edificio. Se trata de un aislamiento térmico adherido al exterior de la fachada, sobre el que se coloca una malla y un acabado.

En la actualidad muchas comunidades de propietarios ya se han animado a llevar a cabo esta mejora en sus viviendas porque es una actuación desde el exterior que no interfiere con la vida en el interior de las viviendas y representa un ahorro de entre el 30 al 50% en calefacción al año, dependiendo de zonas climáticas. Además, el sistema SATE permite eliminar condensaciones y humedades y sus acabados son estéticamente muy acertados, permitiendo elegir entre plaqueta, monocapa, aluminio, piedra, etc.

El sistema SATE consiste en la fijación de paneles aislantes por los muros exteriores de la vivienda. Esta capa de aislante es revestida utilizando el mismo mortero para realizar la fijación, generando una capa de aislamiento efectiva. Entre ambas capas es habitual colocar también una malla de fibra de vidrio, que otorga a la estructura una mayor resistencia.

El sistema SATE tiene entre sus ventajas que evita los efectos nocivos de los puentes térmicos (escapes de calor por puntos de la fachada que pueden producirse por un fallo en la construcción). En esos puntos débiles, como juntas o esquinas, se pueden originar condensaciones o moho y reforzando la fachada con un aislamiento exterior se evitan este tipo de efectos nocivos para el confort de la vivienda.

Por otra parte, el SATE es un sistema que es transpirable, evitando las condensaciones de vapor que generan humedades. Pero, a su vez, también asegura que nuestra fachada va a estar protegida de la lluvia y va a ser estanca.

Así que ya sabéis, si queréis tener una vivienda eficiente este sistema es uno de los mejores para asegurarlo.