Los acabados del sistema SATE - Aislamientos PIMAT Valencia

Esta semana vamos a hablar de los diferentes acabados del sistema SATE que existen en el caso de aplicar el aislamiento térmico por el exterior (SATE). Este sistema de aislamiento permite múltiples posibilidades de acabado, tanto en lo que respecta a la naturaleza de los materiales como en su textura y color.

Antes de proceder a los acabados del Sistema SATE se realiza la capa de base armada.

Acabados del sistema sate

  • Normalmente los acabados son revoques coloreados, impermeables al agua de lluvia y transpirables al vapor, que son de distinta naturaleza:
  • Morteros acrílicos que se componen por un ligante a base de emulsión de polímeros acrílicos en base agua, cargas, áridos seleccionados y pigmentos resistentes a la luz.
  • Morteros de silano-siloxanos. Están constituidos por un ligante a base de resinas silicónicas, cargas, áridos seleccionados y pigmentos resistentes a la luz.
  • Morteros al silicato. Se trata de morteros constituidos por silicato de potasio modificado, cargas, áridos seleccionados y pigmentos resistentes a la luz.
  • Morteros minerales hidráulicos se componen poraglomerantes hidráulicos minerales, cementosos, de cal o mixtos, cargas, áridos seleccionados y pigmentos resistentes a la luz.

Los acabados del sistema SATE son diferentes según el modo de aplicarlos. Así se aplica un acabado en el que se aplica el material con pistola sobre la superficie del soporte, empleando distintos diámetros de boquilla en función de la rugosidad del acabado deseado (acabado proyectado), otro en el que se extiende el material y, transcurridos entre 10 y 30 minutos se presiona ligeramente la superficie realizando movimientos circulares, siempre en el mismo sentido (acabado fratasado).
También existe un acabado rayado que se aplica extendiendo el material, que incorpora áridos cortantes, y, transcurridos entre 10 y 30 minutos, también se presiona ligeramente la superficie con una llana de madera o de plástico realizando movimientos circulares o verticales, siempre en el mismo sentido, creándose acanaladuras por fricción.
El acabado planchado es de similar aplicación pero al final se alisa la superficie con una llana plana hasta lograr el aplastamiento del mismo.
Y el acabado directo se distingue de los demás en que se extiende el material con la llana de plástico o acero inoxidable directamente sobre la capa base armada, obteniéndose la textura final deseada en función del diámetro máximo del árido elegido (entre 0,7 y 2,0 mm). El acabado se iguala con una esponja húmeda.