Las Bolitas EPS Neopor como material para el aislamiento en el hogar

Uno de los materiales más utilizados también para el aislamiento en los hogares son las Bolitas EPS Neopor. En este nuevo artículo de nuestro blog os explicaremos de qué están hechas estas bolitas, sus características, así como en qué situaciones es recomendable su aplicación en el momento de aislar una vivienda.

Las Bolitas EPS Neopor sólo pueden ser inyectadas por empresas homologadas por el fabricante como PIMAT Aísla, formadas en cursos especializados por el fabricante, siempre según la homologación vigente. De hecho, este material únicamente se vende a empresas especializadas y homologadas como PIMAT Aísla que disponen de equipos de insuflado X-floc. Normalmente las empresas especializadas proceden a inyectar con los equipos ubicados en un camión o en la calle, aunque también se pueden transportar con un ascensor.

Se trata de un material de Poliestireno expandido con un tratamiento superficial de grafito que refleja la radiación térmica. Se introduce en las cámaras de ventilación de las viviendas mediante insuflado en seco y con la apertura de perforaciones de 25 mm en el exterior o interior. La presión hace que el material se distribuya totalmente en la cámara de forma homogénea.

Las Bolitas EPS Neopor son un material permeable y no tóxico, imputrescible, reutilizable y aspirable, duradero, que no se asienta, de conductividad muy baja, que permite transpirar al muro y llega a cubrir todas las cavidades, gracias a su tamaño y forma granular, facilitando tapar cámaras de ventilación con convección de aire frío en invierno o de aire caliente en verano. Además, este material no se ve alterado por acumulación de vapores o agua de condensación, manteniendo sus propiedades aislantes.

Este producto, por sus características, dimensiones, peso y aplicación se utiliza como aislante para el hogar para aplicarse en cavidades muy finas, a partir de cámaras de ventilación de 1,5 cm de espesor y en cavidades con posibles humedades producidas por fachadas que no transpiran. Otra de las aplicaciones que tiene este material aislante es para aislar cavidades muy irregulares, fachadas fisuradas, incluso para aislar fachadas desde el exterior cuando son de ladrillo visto.

La temperatura es otro factor que suele aconsejar el uso de este producto como material de aislamiento. En este sentido, se aconseja utilizarlo para aislar en zonas montañosas con frío extremo o incluso para aislar zonas que requieran un aislante resistente al agua, así como en espacios que están sin calefacción varios meses al año, fuertes condensaciones intersticiales, riesgo de tuberías reventadas, entre otros tipos de inmuebles.