La Poliurea como material impermeable para el hogar

Poliurea. Material impermeable que está de actualidad por sus propiedades. Actualmente está considerado como el mejor del mercado para impermeabilizaciones.

Desde una definición técnica se trata de un polímero sintético, como el poliuretano, que se diferencia de éste en que la reacción de polimerización se forma un enlace urea. Más concretamente, las poliureas se generan con la reacción de polímerización por condensación de un diisocianato con una diamina.

A nivel de usuario interesa saber que existen distintos tipos de poliurea según su composición, que les aporta diferentes usos y sistemas de aplicación que parten de la distinción entre la poliurea pura y poliurea híbrida. Mientras que la poliurea híbrida es una mezcla de poliurea con poliuretano, la poliurea pura sólo se compone de diisocianatos y aminas y la híbrida cuenta con enlaces poliol.

En la práctica, son muchas las ventajas de la aplicación de poliurea como su adaptación al entorno en el que se aplica, la rapidez de aplicación, sus cualidades aislantes así como su gran resistencia.

La poliurea es una membrana sin juntas y muy flexible, que reacciona, se asienta y seca rápido. Es interesante saber que las superficies revestidas pueden estar listas para su uso en unas horas. Además, se adapta como una sola membrana a cualquier forma irregular quedando completamente adherida. Por otra parte, tienen una resistencia mecánica y química por encima de otros impermeabilizantes y son estables a la hidrólisis e insensibles al agua. Estas propiedades hacen que sus productos cuenten con numerosos usos: protección al fuego, pavimentos de aparcamientos y alto tránsito, mercado naval, tematización de fachadas, piscifactorías, depuradoras, industria alimentaria, protección de equipos, etc.

Entre sus excelentes cualidades destaca como aislante eléctrico, también su alta densidad y estanqueidad, su resistencia a la abrasión, compresión, desgarro, que se obtiene cualquier espesor en una sola aplicación.

La poliurea está exento de disolventes y presenta una alta resistencia térmica, así como una buena flexibilidad con bajas temperaturas. La velocidad de reacción de sus componentes permite su aplicación dentro de un amplio rango de temperaturas y humedad, e incluso las superficies verticales se pueden revestir con cualquier grosor de capa en una pasada (sin costuras, impermeabilización tridimensional).

Su resistencia llega hasta aguantar medios ácidos o alcalinos y a diversos agentes químicos. Se aplica sobre cualquier tipo de sustrato y evita las raíces.

Las aplicaciones de la poliurea son muy amplias, tanto en fachadas y cubiertas, como en pavimentos o incluso vehículos.

En lo que respecta a impermeabilización, sus principales usos o aplicaciones son:

  • Impermeabilización de cubiertas, tejados, lucernarios, claraboyas, etc.
  • Impermeabilización de fachadas
  • Impermeabilización de terrazas, balcones, etc.
  • Impermeabilización y reparación de piscinas
  • Impermeabilización de depósitos
  • Revestimiento de vehículos

Si hablamos de poliurea híbrida, las combinaciones son casi infinitas. Sin embargo, en poliureas puras de momento únicamente hablamos de dos tipos: alifáticas, que son idóneas para aplicar como capa de acabado y son más caras por ser resistentes a la radiación UV, o aromáticas, que se decoloran y pierden brillo cuando se exponen a la radiación UV y son más rígidas que las poliureas alifáticas.

La aplicación de la poliurea puede ser mediante proyectado o por aplicación manual. La poliurea proyectada normalmente se proyecta en caliente mediante equipos de alta presión y seca en sólo 3 o 4 segundos. Al ser un componente líquido genera una capa fina que mediante este sistema de aplicación se adhiere a cualquier superficie irregular formando una membrana continua.

La poliurea de aplicación manual no necesita equipo de proyección. Tarda más en secar al trabajarse en frío, formando en minutos una membrana sin juntas, impermeable y elástica, con gran resistencia a la tracción y al desgaste.