Cómo prepararnos para el frío - Aislamientos Insuflados PIMAT

El frío está a la vuelta de la esquina y es importante prepararnos para el frio. Además del cambio de hora, este fin de semana el invierno se asomará por primera vez a la Península y las islas Baleares con una ola de frío ártico que traerá consigo las primeras nieves y heladas de la temporada. La Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) explica que “se está gestando la llegada de una masa de aire muy frío” que mañana sábado cruzará la Península de noroeste a sureste. Hasta el domingo se registrarán diferencias en las temperaturas máximas, a la baja, de entre 10 y 12 grados. Este último día, además, habrá entre cinco y diez grados por debajo de la media de la época. Las temperaturas bajarán de manera generalizada aunque se notará más en la vertiente atlántica.

En definitiva, después de este fin de semana nos vamos a encontrar en una “situación típicamente invernal” también harán aparición las heladas nocturnas, sobre todo el domingo y el lunes, que “pueden ser bastante generales” en zonas de la mitad norte, puntos del centro y del sur. Por ese motivo, desde nuestro blog queremos daros unas ideas para combatir las bajas temperaturas en casa. Un buen sistema de aislamiento térmico ayuda a tener un ambiente más estable en el hogar tanto en invierno, con estas olas de frío que nos llegan, como a lo largo del año, lo que además se traduce en un mayor ahorro energético en calefacción y aire acondicionado. Aislamientos Pimat puede ayudarte a aislar térmicamente tu vivienda y a elegir el que mejor se adapte a tus necesidades.

Un buen aislamiento es fundamental para que la casa esté cálida en invierno y puedes acompañarlo de unos pequeños trucos adicionales para disfrutar del calor de nuestro hogar. Las viviendas deberían diseñarse para mantener una temperatura interior estable de unos 20º, creando un clima confortable sin consumir demasiada electricidad o gas. Pero la realidad que nos encontramos es otra: casas que no tienen aislamiento y si lo tienen, no es el adecuado, no es suficiente o ya no funciona. Las paredes es una de las primeras partes que deben aislarse en una vivienda. Para ello, se suelen construir paredes con doble fila de revestimiento (madera, bloques, etc.) entre las que se deja una cámara de aire en la que se instala el material aislante. Estos aislantes pueden ser de tipo ecológico, como los aislantes que utilizamos en PIMAT Aísla.

El frío también se combate con ventanas eficientes: con doble acristalamiento, con cámara de aire interior completamente hermética. Además, es muy interesante utilizar ventanas con cristales de baja emisión, ya que estos emiten muy poca temperatura. También debes asegurarte que el material con el que están construidas (normalmente PVC, madera y aluminio) tengan rotura de puente térmico.

En cuanto a las puertas, aunque su aspecto más importante es la seguridad, es conveniente evitar que por sus lados se pierda o gane temperatura. Existen aislantes de puertas que se colocan en la parte inferior de la puerta, brindándonos un buen aislamiento térmico e impidiendo la entrada de polvo a nuestra vivienda.

Por el suelo y el techo de nuestra vivienda también se producen pérdidas de calor pero normalmente no le prestamos la atención que debiéramos. Una buena opción es instalar suelos de madera. Recomedamos un grosor de unos 8mm. El material aislante debe ser de 5cm como mínimo más 2mm de aislante acústico. Si el suelo es cerámico, es mejor que el aislante sea rígido.

El techo, por su parte, debe tener un aislamiento térmico superior. Adicionalmente, es necesario una capa de aislamiento acústico, un sistema de ventilación apropiado y la instalación de un lámina antivapor para evitar la condensación.

Las cortinas y las persianas, no sólo adornan nuestras ventanas, también son un buen aislante. El gran número de colores, tamaños y grosores diferentes, existentes en el mercado, convierten a las cortinas en un elemento decorativo con mucho juego, que en combinación con un buen cristal de la ventana es uno de los puntos clave para evitar pasar frío éstas navidades. Las alfombras nos ayudan a proteger nuestros pies del frío del suelo y a la vez a mantener el calor, pudiendo ahorrar así también en calefacción. Una novedad en éste terreno, son las alfombras que contienen fibras naturales del bambú. Aíslan del frío y son aconsejables para personas con alergia al polvo, ya que, poseen cualidades hipoalergénicas. Por otra parte, si tienes paredes que dan al exterior, puedes aprovechar y redistribuir tu biblioteca personal y a la vez ofrecer a tu casa una mayor protección contra el frío de la calle, el papel es un aislante ideal.